viernes, 21 de noviembre de 2008

¡GRANDE ROCKY, GRANDE!

Hace unas semanas llegué un viernes por la tarde a casa después del trabajo y como no sabía qué hacer para matar el tiempo hasta la hora en la que había quedado con Miguel, Héctor, Ana y Marta me dispuse a ver alguna peliculilla de las que tenía por ahí pendientes de ver. Lo suyo es que conociéndome todos penséis que me puse a ver algún clásico de mi dvdteca de la Segunda Guerra Mundial...; pero esa tarde sorprendí a propios y a extraños y me dispuse a ver la peli de Rocky VI. La verdad es que no sé porqué me dio la pinzada de ponerme a ver esta película, pues nunca he sido demasiado seguidor de esa saga (sólo tenía vagos recuerdos de Rocky IV por el combate molón que tiene contra el puto ruso Iván Drago y la somanta de hostias que se pegan los dos).
El caso es que se me cruzaron los cables, se conjuntaron los planetas o yo que sé, pero me vi Rocky VI, coñe. Al principio pensé que iba a ser un dramón sobre una vieja gloria cincuentona retirada del mundo del boxeo que no puede soportar la pérdida de su mujer y vive anclado en los buenos recuerdos de épocas pasadas (además la relación con su hijo no es todo lo buena que puede esperar un padre). Así que viendo tanto dramón junto empecé a decirme: "Pues nada Roberto, no ha quedado mala tarde, ¿no?" (ahí un poco evadido de la película como el que mira una pecera).
Pero a eso de mitad de la peli el argumento dio un vuelco que captó de lleno mi atención: una recreación virtual de cómo hubiera sido un combate entre Rocky Balboa cuando estaba en su apogeo contra el actual campeón mundial de los pesos pesados.
El caso es que esa recreación daba como ganador a Balboa, lo cual provoca cierto pique en el actual campeón y al final todo esto lleva a que se celebre un combate de exhibición entre ambos motivado por el éxito que tuvo entre el público esa recreacion virtual.
Como es lógico, todo el mundo espera un combate light de exhibición donde no se peguen muy en serio, ya que una pelea entre un joven y vital campeón de los pesos pesados contra un semi-anciano que lleva años retirados, no es una pelea justa.
Pero Rocky no es un mindundi cualquiera y si algo le ha caracterizado siempre es por tomarse todos sus combates en serio. Así que un combate del que la gente no esperaba nada en especial se convierte en un pugilato que entra en la categoría de gesta heroica como poco y que contribuye a acrecentar la grandeza y la leyenda de Rocky (qué buen rato pasé viendo esa pelea, pardiez).
Pero si tuviera que quedarme con una escena de la peli elegiría la del video que os adjunto debajo con el entrenamiento de Balboa para volver a coger la forma, donde se centra en mejorar la fuerza bruta de sus golpes, ya que a esa edad la agilidad ya no es su mejor baza, para que cada vez que asestara un golpe a su adversario éste pensara que le habían impactado con un martillo pilón. Sin duda alguna lo mejor es, una vez más, ese impresionante temazo de la banda sonora titulado Gonna fly now, que para un servidor es la mejor banda sonora que se ha hecho y se hará jamás en el mundo del cine (simplemente grandiosa).

1 comments:

Gennosuke dijo...

es el puto Mariano chaval xD

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
Powered by Blogger